Entrevista a Dan Guajars, Escritor de Ciencia Ficción

dan-guajars-altazor-2014

Este autor, profesor de Internet y periodista de profesión dedica gran parte de su tiempo libre en escribir para, según él, “liberar todas las ideas que están encerradas en su mente”.

“No sé quién me nominó y no sé por qué”. Con estas palabras el periodista y escritor Daniel Guajardo, bajo el seudónimo de Dan Guajars, relata como su libro de cuentos urbanos En la sangre quedó nominado a los premios Altazor en la categoría de Artes Literarias.

Si bien su obra no ingresó a la lista final, admite que “fue bueno que alguien reconociera mi trabajo”.

Además de contar su experiencia como escritor de ciencia ficción, Guajardo analiza el mercado nacional y las falencias que ocurren en Chile en cuanto a cultura se refiere.

Su experiencia como escritor

Desde el principio hasta ahora ha sido bien decepcionante. Es entretenido escribir, lo hago por mí; no por el éxito ni por la fama, pero es decepcionante en el sentido de que no me preocupa por el “qué dirán” en cuanto a mis libros. Lo hago por mí. Y los libros que imprimo prácticamente los regalo. Si se vende, fantástico; si no, da lo mismo.

¿Qué lo motiva a seguir?

Yo sigo escribiendo porque yo quiero escribir. No porque quiera vender más. El libro que saque el año pasado, En la sangre, se ha vendido en promedio un ejemplar por semana desde septiembre a la fecha. Y con los impuestos que pone las distintas tiendas digitales he ganado en total 5 dólares. Eso no es negocio. No me alcanza para comprar un libro en Amazon. Y sigo en esto porque lo necesito, porque tengo muchas cosas en la cabeza que quiero sacar, y es eso por qué lo hago.

¿Cómo ve el mercado nacional?

Es bien extraño porque las editoriales imprimen y publican para venderle al Estado, principalmente. Lo que se publica para el público general es súper poco. Un superventas son mil, dos mil ejemplares, a no ser que sea Isabel Allende, que ya asciende a 10 mil. Y cuando uno ve en la tele o en los diarios los superventas son muy pocos los que se venden. El autor gana el 10% del precio de las ventas sin el IVA, el resto se va las editoriales o librerías, y en el fondo es un buen negocio para ellos. Esto es más por amor al arte.

¿Qué le falta al chileno para que le interese más la lectura?

Falta fomentarla cuando son chicos. Yo me acuerdo que cuando iba en el colegio si te portabas mal el castigo era ir a la biblioteca, y la imagen que tiene el chileno es que la lectura es un castigo, y cuando me hacían leer me daban libros muy fomes, cuestiones que no tenían ni una gracia. Hay que fomentar una lectura interesante, no imponer.

Su nominación a los Altazor

Creo que un amigo fue el que me nominó, si él estaba nominado se auto nominó y luego me nominó… no cacho. Pero ya aparecer ahí generó cierta notoriedad, lo que no significa nada porque no vendí más libros por estar en los Altazor. Y más o menos hace una semana salió la lista final, que ya eran nombres grandes, y no había ninguno de mis amigos que escriben fantasía o ciencia ficción. En cambio ahí había libros un poco cabezoncitos, para el público mainstream. Pero fue muy interesante estar ahí, mi mujer se emocionó muchísimo, mucha gente me felicitó. Eso fue increíble, pero fue eso y nada más.

¿Recomienda algún libro?

En particular no, solo que lean. A veces es mejor sacar el celular solo para leer en vez de estar conectado en Facebook oTwitter. En el fondo perder el tiempo en redes sociales que leer un buen libro es una gran diferencia. Y si lees más, tu calidad de vida mejora, porque te das cuenta que tu vida es una mierda (risas) y además te das cuenta que tienes que cambiar ciertas cosas

Por Diego Córdoba